Cuando la tormenta del U.S. Open junto a un océano embravecido se convirtió en una cuestión de supervivencia contra el monstruo del golf, un hombre se mantuvo firme. Evitó los costosos fallos y las chapas gruesas donde otros no pudieron. Incluso hizo los dos últimos putts, con un total de 42 pies, lo que sin duda hará que el resto de su vida sea divertida.

Jon Rahm, a sus 26 años, arrebató el título que muchos expertos en golf llevaban años pronosticando al convertirse en el primer ganador del US Open procedente de España, a pesar de ser de la misma costa atlántica donde nacieron Severiano Ballesteros y José María Olazábal. Mantuvo la cabeza por encima del agua en la tabla de clasificación, donde muchos virtuosos se han quedado en el camino, y luego golpeó un birdie de izquierda a derecha desde 24 pies en el número 17 y 18 pies en el número 18. En el momento en que el último tiro golpeó el lado derecho, llevándolo a 6 bajo par y provocando un rugido que se echaba mucho de menos en el juego, Rahm terminó los últimos nueve sin un bogey con siete pares y dos birdies, el único jugador en los seis grupos de cierre.

«No lo sé. En algún momento me va a tocar», dijo Rahm tiempo después. «Sigo pensando que los playoffs pueden ocurrir. He tenido miedo antes».

Hacía tiempo que había firmado un brillante 67 en su tarjeta de puntuación y esperaba que algo saliera mal por última vez. A lo lejos, en el nº 15, mientras la tinta de Rahm se secaba, estaba Louis Oosthuizen, el brillante sudafricano de 38 años, ganador del Open Británico de 2010, cuyo ramillete de segundos puestos en los majors suma seis desde 2012, sin contar los dos consecutivos de esta primavera. Cuando Oosthuizen golpeó un arbusto salvaje en el hoyo 17 -pero no tan cerca- y se encontró a dos golpes de distancia con un bogey, parecía que iba a perder un golpe y decir: «Sabes, ese mal golpe de salida en el hoyo 17 me costó la vida», mientras que el camino de Ram, tras su reciente desgracia, parecía dorado.

Fue una gran manera de ir.

Ram es el mismo hombre que iba en cabeza con seis golpes de ventaja sobre Jack Nicklaus en el Memorial de Ohio el 5 de junio cuando los funcionarios fueron a por él en el tee del 18 para decirle que le habían diagnosticado coronavirus y que se veía obligado a retirarse. Siguió una semana de aislamiento y desesperación. A continuación, el Abierto de Estados Unidos. «Creo que al venir aquí sin muchos entrenamientos, me relajé un poco», dijo Driver. «Pensé: ‘Sabes qué, si de repente juego mal, tendré una excusa’. Tengo una excusa por si acaso. Puedo decirme a mí mismo: ‘Oye, tengo Covid. «

También dijo: «Es realmente difícil creer que la historia pueda terminar tan bien», después de su sexta victoria en el PGA Tour y la segunda en el absurdamente bello Torrey Pines, que también fue sede del Winter Tour regular. Resultó ser un final sencillo para lo que parecía ser un domingo difícil.

La pelea se desarrolló en dos fases distintas: la excitación y el vómito. En la primera, un grupo de los mejores jugadores del mundo se reunió en una bola de sorpresa en la parte superior de la tabla de clasificación, las luces brillantes eran tan numerosas que era difícil para el cerebro seguir la pista de todos ellos. En la segunda ronda, el mismo grupo se deshizo casi por unanimidad, hasta que ese mismo cerebro pudo desterrar a algunos de ellos de su memoria y decir: «Oh sí, él, momentos después».

Allí estaban -el campeón defensor Bryson Deschambault, el cuatro veces campeón de un major Rory McIlroy, el campeón de la PGA 2020 Collin Morikawa, el cuatro veces campeón de un major Brooks Koepka- y luego se fueron. Su carretada llegó a su punto álgido cuando Deschambault, que había ampliado su racha sin bogeys a 30 hoyos después de los 10 primeros, terminó por fin el nº 17 y supuso una amenaza real para repetir.

Terminó la ronda con un cuádruple bogey de ocho.

Acabó con ocho golpes de diferencia respecto al día anterior.

En este punto, la tabla de clasificación era escasa, mientras que antes parecía un club altivo con algunos rezagados. Para empezar, los 10 jugadores en los límites de 5 bajo par y 3 bajo par incluían a cinco ganadores de majors con 11 títulos.

Los menos conocidos sólo se mezclaron con ellos en algunos lugares. El líder de la tercera ronda, Russell Henley, hizo un bogey en los hoyos 6-8 y quedó eliminado con un 76. El líder de la tercera ronda, Mackenzie Hughes, desapareció, luego reapareció e hizo un tiro en el minuto 11 que golpeó el camino del carro, rebotó en un árbol y se quedó allí entre las ramas.

Los testigos que se encontraban cerca levantaron sus cámaras para captar la novedad, uno de los caminos menos transitados hacia la 77.

Entonces, como a instancias de un comité maligno, todos esos destacados golfistas comenzaron a dispersarse como jacos hinchados. La tabla de clasificación comenzó a parecer como si alguien hubiera abierto una trampilla y enviado a todos hacia abajo.

Al llegar al nº 11, Deschambault empezó a visitar una vegetación espesa y otros puntos hasta que hizo dos bogeys y un doble en tres hoyos y pasó de una corta ventaja a un par-5 bajo par con cuatro golpes de ventaja, todo ello antes del nº 17. «No me perdí en absoluto», insistió. «Sólo es golf». Morikawa, en cuyo golf no caben los líos patéticos, hizo un lío patético en el nº 13, con una pesadilla de golpes que rodaron por la parte delantera del green y lo atravesaron, lo que resultó en un doble bogey 7. «A veces», dijo el sabio joven, «das unos cuantos golpes malos y todo sucede en el momento equivocado».

A sus 32 años, McIlroy parecía un búho dispuesto, haciendo nueve pares y un birdie en los primeros 10 hoyos al estilo del Abierto de Estados Unidos antes de hacer tres bogeys en el hoyo 11 y estar en el búnker para un birdie en el 12. «Tuve un buen chico», dijo. Hablando de bunkers en los greens, Koepka los encontró en los números 16 y 18, convirtiendo un par de 4 en un suspiro de 2. «Básicamente, no tenía lo que había que tener», dijo.

Durante la caída libre, un nombre apareció de repente: Harris English. Hola Sr. English, me alegro de verle de vuelta después de su cuarto puesto en el reciente Open de Estados Unidos en Winged Foot. Para terminar la semana con una nota alta, hizo un birdie en tres de los últimos cinco hoyos, incluyendo los dos últimos, desde 26 pies y dos en el par-5 del nº 18, lo que le colocó en tercera posición con un par de 3 bajo par, y afortunadamente para él, pudo mantener ese resultado sin jugar más golf.

A Rahm aún le quedaba golf por jugar, pero supuso en voz alta que un 4-3-3-4 en los últimos cuatro hoyos le daría la victoria, como así fue. Un putt en el nº 17, que se fue a la izquierda y luego volvió a la derecha y se hundió, y un putt en el nº 18, que Rahm sabía que estaba en el centro del hoyo, aseguraron la victoria.

Por sports

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *